Andres y Julio


Noche del 18 de septiembre, bailando en medio de una fiesta, Anna Balmanica en el escenario, en el clímax de una performance provocativa, y ambos con su grupo de amigas, moviendo las cuerpas al ritmo de Dj Miss Documentos. Así fue como se vieron por primera vez, a la distancia. Andrés quedo hipnotizado con Julio, lo miraba esperando que se diera vuelta en algún momento, pero nunca paso; Julio vio a Andrés desde que entro en la disco y sabía que Andrés lo miraba, pero el no iba a devolverle el joteo.

Ya avanzada la Noche, Andrés sabía que si no actuaba pronto Julio se iría y perdería la Posibilidad de conocerlo y saber quién era, por lo que en un acto de coraje y ayudado con poquito de alcohol, Andrés se acercó coquetamente seductor y tambaleante a Julio. El joven Andrés le dijo al hombre julio: “Hola, como estay?, ¿te puedo agregar a insta?”, a lo que Julio responde de manera nerviosa, que sí, ya que este último, también quería hablarle a Andrés, y se alegró que este primero le fuera hablar. Después del intercambio de redes sociales cada uno siguió su camino, pasaron los días y aun no se hablaban, hasta que un día se conectaron los astros y pudieron juntarse, conocerse y besarse. Aparecieron situaciones que los terminaron alejando luego de que los astros los ayudaran a juntarse, pero aun que no se hablaran ni vieran, ambos sabían que tenían un “Summer Love” en algún lugar de Santiago.

Termino el verano y con eso también termino la paciencia de ambos para no hablarse, por lo que de manera casi predestinada, casualmente se conectaron de nuevo por redes sociales, como si el tiempo que no hablaron nunca hubiera pasado; volvió el amor sin nombre que los hacia tan felices. Andrés seguía con la idea de que no quería una relación, pero que, si se diera alguna vez, seria con Julio, con este hombre él se daría la oportunidad. Julio todo el tiempo pensó en Andrés y con la distancia se dio cuenta que era el hombre que el quería compartir su vida y felicidad.

Llego el momento del reencuentro; la cita fue en El Meson, una cervecería en Paseo Bules. Pidieron dos cervezas y una chorillana familiar, porque lo cortés no quita lo comilones. Julio se sincera con Andrés y le cuenta lo mucho que lo extraño y que le gustaría seguir disfrutando con el. Andrés, siempre tuvo la intuición de que teniendo paciencia y dejando madurar las cosas, terminarían juntos en algún momento, cuando ambos estuvieran listos, por lo que la respuesta fueron infinitos si de mil formas distintas de decir.

Y fue así que desde el 14 de abril del 2019 decidieron estar juntos, con respeto, comunicación y por sobre todo, amor, amor del bueno.